Las decisiones de logística empresarial necesitarán estar sustentadas en factores como la agilidad, la proactividad y la escalabilidad en 2022.